domingo, 19 de febrero de 2017

Atrapada en las promesas incumplidas

A veces hay que saber perder,
hay que volverse fuerte y duro,
saber decir que no y mirar hacia otro lado.

No sabía que el amor fuese tan difícil de encontrar y tan imposible de olvidar.
Era tan bonito cuando lucía el sol,
ahora sólo quedan las sombras de nuestros besos.

Sólo quiero estar tranquila de nuevo y si vuelvo a dejar a alguien cruzar esa línea de enamorarme,
que sea todo como la primavera, que siempre existan rosas rojas sin espinas que dañar.