martes, 19 de mayo de 2015

La historia que todos tenemos: LA VIDA

Escribirte la última carta es todo un reto, porque fuiste tan importante para mi débil interior, para mi dolorido corazón,mi desnuda fragilidad de sentimientos a abordar...

Me enseñaste tantas cosas, que una carta se me quedaría corta,enseñar bien se sabe que no es fácil, pero tú lo lograste, hiciste creer un poco más en mi de lo creían los demás, hiciste sentirme una chica especial en todas las situaciones en las que estaba contigo,supiste concederme el deseo de mejorar a pesar de los fracasos,una razón por la que aún llorando debo seguir sonriendo por todo aquello que fue...

Lo más importante que me enseñaste es, aprender a no rendirme jamás y eso hago cada día, me levanto y al subir la persiana, al ver los rayos del sol, logro ver la luz de tu mirada, sigo luchando pese a tiempos díficiles, la diferencia es que tú no estás detrás para darme uno de esos abrazos que tanto me reconfortaban,esos pequeños gestos que ahora echo tanto de menos.

Lo que no me enseñaste y estoy aprendiendo sola es, a no extrañarte cada día, a no saber qué hacer para no tirar la toalla, lo que no me enseñaste es a seguir viviendo en esta página en blanco que tengo tanto miedo de volver a escribir.

Porque tú siempre estarás en mi historia, en la verdadera, la que todos tenemos, la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario