sábado, 2 de marzo de 2013

No digas nada, pero dime la verdad

A veces me dan ganas de mandarlo, de tirarlo todo por la borda, te lo juro...Estoy tan cansada de no tenerte en mis brazos, de no poder contarte lo que realmente siento,de no saber las expectativas que tenemos, lo bonito surge, nada se planea, dejaré de hablar de ti...es lo mejor para mi, si algo tiene que pasar que pase, y sino pasa a otra cosa mariposa.

La vida me prometió estar contigo, y no lo estoy cumpliendo,
El amor me hizo un gesto en aquella avenida de Roma,
Y yo sólo quiero acordarme de lo bueno, de esos pequeños grandes detalles...

Porque si recuerdo los nuevos momentos, me hubiese retirado ya hace tiempo, el problema es que inevitablemente poco a poco he aprendido a aceptarte, he aprendido a ver tus defectos más que tus virtudes, me has malacostumbrado a ser la chica que siempre está a tu lado,a la chica a la que miras de forma distinta, a la chica a la que no dices la verdad,esa chica tiene sentimientos, está cansada de esperar algo que no llega, y ese chica tiene un límite, el vaso se va a quedar vacío...Se acuerda de todos los momentos contigo, y ya sólo quiere enmarcarlos en sus sueños, porque la realidad no acompaña a su típica mala suerte,prefiere las cosas sinceras a la cara, pero ella tampoco tiene el suficiente valor para confesarte todo lo que realmente siente,no tiene las narices para decirte que se muere por besarte en cada esquina, agarrados en la oscuridad de la noche, desea que algún día le robes uno de esos besos que tanto desea, pero finalmente no quiere predecir más los posibles sino los probables.


No hay comentarios:

Publicar un comentario