sábado, 25 de febrero de 2012

Dime que no me quieres, y me iré.

Dime que no me necesitas,
dime que no me quieres ver más,
incluso que no deseas volver a hablarme...



Dime que NO me quieres,
Dime que nunca me has querido besar,
aunque sólo fuese un instante,
Dime todo eso, y me iré lejos...



Pienso, y recapacito,
Pienso y reflexiono,
sobre un posible "nosotros",
y es que de verdad no te entiendo.



No entiendo cómo no puedes dejar de conquistarme,
cada día con tu sonrisa perfecta,
con tu mirada profunda,
con tu corazón lleno de conquistas, 
todas, menos la mía.



A veces quiero desaparecer,
me gustaría, en serio,
para saber si realmente, 
tú, me echarías tanto de menos, 
como lo hago yo todos los días que me levanto,
todas esas mañanas se me hacen cada vez más eternas,
cada vez más pesadas, con más problemas encima,
sin embargo, vienes tú con todo esto y aquello,
y siempre me haces sonreír sin motivo alguno,
y por eso, simplemente por ese pequeño gran detalle,
merece la pena vivir.








No hay comentarios:

Publicar un comentario