miércoles, 12 de octubre de 2011

Miedo

Me dispongo a ver una película romanticona, de esas que cuando empiezan ya sabes como van a acabar,
lo difícil es adivinar el siguiente capitulo, como en la vida, a veces te esperas cosas que pasen en tu argumento, nudo y desenlace pero otras tantas veces no sabes ni cómo va a acabar y si acaba, no sabes cómo continuar.
Poco a poco vas superando retos, vas escalando en tus triunfos y derrotas, pero al final, no sabes ni donde ni como has llegado hasta esa situación, aquella que miro de lejos, con un tono tenue y tardío, como si me avergonzase de mi pasado, pero es verdad, hay veces que prefiero enterrarlo que seguir martirizándome con cosas que no merecen la pena. 


Estoy cansada de esperar-tE
Estoy harta de anhelar-tE
Estoy muerta de tanto querer-tE.


Me siento así, porque veo que nadie va a llegar como tú lo hiciste un día, veo que todo eso que me prometiste se esfumó.


Y esa tristeza de la que tanto reclamo, cada día me invade más y más,desde el momento de meterme a la ducha, hasta cuando desayuno.
No puedo soportar más la carga de verte y no 
poder hablarte, de verte y no poder refugiarme en tus brazos, de verte y no esconderme en mi portal, esperando a que me beses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario