viernes, 27 de agosto de 2010

Soñando con las matemáticas.

Involucrada en una tortura de juego de las matemáticas,
el problema entre tu y yo,
no fué que mi mitad no se equiparase con la tuya,
simplemente que el sistema no funcionó.

El problema entre tú y yo,
surgió cuando supimos que las encrucijadas de nuestras vidas eran distintas,
que nuestros quehaceres eran diferentes,
y que nuestros caracteres eran muy distintos,
como un numero infinito en mitad de una galaxia cerrada.

Me superan los dichosos sistemas de numeración,
la igualdad y semejanza de triángulos,
pero sobre todo me supera que nunca me hayas dicho la clave de la solución.

1 comentario: